‘Dos pájaros de un tiro’: la píldora mágica

‘Dos pájaros de un tiro’: la píldora mágica

Esta semana hablaremos de algo que aún no es realidad, pero que lo será muy pronto. A medida que el tiempo pasa y la ciencia arroja nuevos datos, cosas que en un principio pueden parecer muy diferentes, empiezan a tener muchas cosas en común.

En este caso hablamos de la disfunción eréctil y la próstata. Dos son los grandes padecimientos que se pueden sufrir en relación con la próstata (además de algunos otros…). A saber: la hiperplasia benigna de próstata (HBP) y el cáncer de próstata.

La HBP consiste en un crecimiento de la glándula prostática como consecuencia de la edad y de las hormonas masculinas (testosterona).

Este hecho, que sucede casi de manera constante en todos los varones, en algunos de ellos produce síntomas por todos conocidos; dificultad para orinar (estranguria); levantarse a orinar por la noche (nicturia); tener que ir corriendo al baño (urgencia miccional), étcétera.

Pues bien, muchas son las veces que hemos hablado de la disfunción eréctil y sus posibles tratamientos, consecuencias, origen… pero nunca la hemos relacionado con la HBP. Esta relación que todos los que vemos pacientes teníamos en mente, se ha demostrado en grandes estudios epidemiológicos (como el ‘EpiLUTS Study’), que analizan grupos de varones de determinadas edades, centrándose tanto en sus problemas para orinar como en los de erección. La realidad es que muchos hombres entre 55 y 75 años tienen ambos problemas.

Esta asociación puede ser por ‘casualidad’ o por ‘causalidad’. Es decir, dos cosas que se dan independientemente en un mismo grupo de hombres o, por el contrario, dos cosas que tienen causas comunes. Pues parece que esta segunda hipótesis es la más probable.

De esta asociación causal, es decir, de un probable origen común en algunos factores, se deriva la posibilidad de tratar ambas enfermedades de la misma manera.

Los famosos inhibidores de la 5-fosfodiesterasa (Sildenafilo, Vardenafilo y Tadalafilo, ósea Viagra, Levitra y Cialis, sus nombres comerciales) han sido probados en diferentes estudios para tratar ambos problemas, problemas de erección y problemas para orinar.

Los resultados que hasta ahora conocemos son muy interesantes y prometedores. La mejoría, medida por las opiniones de los pacientes (cuestionarios) son muy positivas, tanto en la erección como en la micción.

Es decir, en una sola pastilla tendríamos una solución para ambos problemas. Aún quedan pasos legales y autorizaciones sanitarias para conseguir la aprobación para ambas patologías. De los tres posibles fármacos, el que parece tener una mejor actividad y menos efectos secundarios es el Tadalafilo administrado a dosis bajas diarias (5mg una vez al día). Pero, por el momento, ninguno de ellos tiene la aprobación específica.

Por tanto, la famosa píldora mágica que, según muchos, tomaremos todos los hombres a partir de los 50 para tratar muchas cosas a la vez (envejecimiento, vitalidad, energía, tensión arterial, deseo sexual, función eréctil, calidad miccional, etc.), quizás contenga uno de estos fármacos, sólo o acompañado de algún otro.

[announcement_box header=”” button_label=”” button_url=”” button_size=”” button_color=”#3156A3″ button_hover_color=”#42b3e5″ button_text_color=”#FFFFFF” button_hover_text_color=”#FFFFFF” top_margin=”page_margin_top” el_position=”last”]

Photo by Sage Ross, CC by-sa

Entrada publicada originalmente en http://www.elmundo.es [/announcement_box]

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *