Alcohol y Sexo: De Baco a Shakespeare

Alcohol y Sexo: De Baco a Shakespeare

Muchos mitos y falsas verdades rodean el concepto popular de la relacion entre el sexo y el consumo de alcohol. En la tradicion Greco-Romana, Dionosio, Dios del vino, más conocido como Baco, representa no sólo las buenas influencias sociales del vino sino tambien su poder de intoxicación. Del mismo modo, las famosas bacanales, no eran mas que fiestas donde se abusaba del alcohol y el sexo.
Pues bien, desde entonces, el consumo de alcohol es una práctica muy común relacionada con el ocio y el disfrute de la vida social, que se relaciona con momentos de esparcimiento y placer. Muchas veces, se piensa en el alcohol como un desinhibidor que permite en ocasiones tener y disfrutar más de las relaciones sexuales.

Sin embargo, Shakespeare en su famoso Macbeth ya era el primero en afirmar el doble papel del alcohol, como provocador del deseo pero, a veces, impide llevarlo a cabo.

En este sentido, y para intentar esclarecer esta compleja asociación entre consumo de alcohol y sexo, un grupo de investigadores de la Universidad de Florencia ha realizado un interesante estudio publicado hace escasas semanas. En un grupo de casi 2.000 varones que padecen disfunción eréctil, estudian la relación del consumo de alcohol diario (bien es cierto que la mayoría de la gente es consumidora ocasional de alcohol, no diario) y datos de salud general como en el riesgo de tener problemas cardiovasculares y otros.

Llegan a la conclusión de que el alcohol, lejos de ser un buen amigo de las relaciones sexuales (aumentar la erección o el deseo), produce el efecto contrario. Además de los ya conocidos problemas que puede causar en otros órganos (hígado, cerebro, etc.), el hombre con problemas de erección que consume mucho alcohol puede tener importantes trastornos: por supuesto, empeoramiento de su función sexual (erección y deseo), problemas de relación con la pareja, así como problemas de ansiedad o depresión (trastornos del humor).

Por tanto, lejos de las bucólicas ventajas, a veces sonadas, el consumo diario de alcohol produce infelicidad, problemas de convivencia y aumenta el riesgo de padecer problemas cardiovasculares.

Del matrimonio entre Baco y Venus, nació Príapo (símbolo fálico por excelencia). Pero a la vista de estos resultados, si el joven Príapo quiere conservar su sana salud sexual, mejor que viva con mami que con papi.

Mis queridos cibernautas, seguro que cada uno de vosotros/as tiene su propia experiencia e idea sobre la relación entre el consumo de alcohol y las relaciones sexuales.

PD: El que quiere ampliar información, le remito a: Priapus is Happier with Venous than with Bacchus. Valentina Boddi, Giovanni Corona et al. JSM 2010;7:2831-2841

[announcement_box header=”” button_label=”” button_url=”” button_size=”” button_color=”#3156A3″ button_hover_color=”#42b3e5″ button_text_color=”#FFFFFF” button_hover_text_color=”#FFFFFF” top_margin=”page_margin_top” el_position=”last”]

Entrada publicada originalmente en http://www.elmundo.es [/announcement_box]

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *